Make your own free website on Tripod.com




Este disco está dedicado a mi más preciado tesoro: Paola (mi adorada hija), a Julia, mi queridísima madre y a toda mi familia (sin excepciones).

A los padres Diego, Anselmo, Fortunato, Pedro, Santiago y Donato , así como al hermano Luis, a quienes conocí en la Parroquia San Antonio de Padua, lugar donde pasé los mejores momentos de mi vida.

A todos los que partieron primero. A todos mis amigos... y a los que ya no quisieron serlo.

 

Pero, por sobre todas las cosas, a Jesucristo (al fin y al cabo, el disco es para Él).

  1. Oración de San Francisco
  2. Gloria 1
  3. Déjalo todo
  4. Jesús, estoy aquí
  5. Un amigo como tú
  6. Saber que vendrás
  7. Reflexiones de mi vida 2
  8. Te ofrezco el pan y el vino  3
  9. Te cantaré 4
  10. Es Cristo Quien te Llama
  11. Un pueblo llamado Amor 5

(1) Letra y Música: Jaime Díaz Orihuela.  (2) Letra: Pilar Wong
(3) Letra: Carlos Murillo.  (4) Letra: Rosa Bonilla.
(5) Letra y Música: Pilar Wong / Milka Fistrovic.
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS
 

Voces: Carlos Murillo (1, 2, 6, 8, 9, 10), Pilar Wong (3, 7, 11), Milka Fistrovic (11),
Rosa Bonilla (4, 9), Mariela Vidales (2, 5), Guillermo Rendón (5)
 

Coros: Marina Cárdenas, Rossana Reaño, Patricia Castañeda.
 

Arreglos, programación, guitarras y bajo: Carlos Murillo


En la parroquia San Antonio, allá por el año 1977, tocábamos con guitarra eléctrica, batería y bajo; algo no muy común en la época. Los arreglos eran muy sencillos; quizás porque la mayoría de los que integrábamos el “Coro de 7” (su nombre real era “Los Amigos Del Señor”), no pasábamos de veinte años y no teníamos muchos conocimientos musicales. Una muestra de esta sencillez es “Saber que Vendrás”, adaptación de Blowing in the Wind, de Bob Dylan.

Las cosas se fueron complicando más tarde. En el 78 llegó Jaime Díaz Orihuela, compositor, director y arreglista arequipeño. Como en el coro éramos más de cincuenta personas, pensó que podíamos cantar su “Misa Jubilar”. Y lo hicimos: El coro LADS daba su primer recital. Un tema que me impactó mucho fue el “Gloria”.

Algunos de los temas de esta “misa jubilar” tenían voces solistas y pensamos que las canciones de la misa también podrían tenerlas. La elegida fue “Es Cristo Quien Te Llama”, adaptación que hicieron en la Parroquia de la Virgen de Fátima de “Torneró”, original de la agrupación italiana “Il Santo California”. La solista fue Vicky Cárdenas. Realmente hubiera sido fantástico que ella grabara la versión que aparece en este disco, pero la vida no siempre permite obtener lo que deseamos. Ojalá Dios quiera que contemos con ella en la próxima producción.

Al año siguiente, Guillermo Alvarado, nuestro director de ese entonces, trae dos chicas nuevas, Pilar Wong y Milka Fistrovic. Cantaban (y cantan aun, aquí está la prueba) muy bonito. Ellas habían hecho una adaptación de “Reflections of my life”, original del grupo Marmalade y la cantaron a manera de presentación. Con “Reflexiones de mi Vida” era la primera vez que una canción de la misa tenía un solo de guitarra.

Ya que estaba (y aún está) de moda cambiar las letras de canciones conocidas por letras cristianas, y como era un fan acérrimo de Los Beatles (confieso que aún lo soy), comencé a cambiar algunas letras de los cuatro de Liverpool. Una de ellas fue “I will”, del Álbum Blanco, que se convierte aquí en “Te ofrezco el pan y el vino”.

Al poco tiempo (mediados del 79), nos llegó una invitación para un festival de la canción religiosa que se iba a realizar en el Colegio Champagnat y no dudé en proponerles a las “recién llegadas” participar en él. En ese festival sólo se permitían grupos de cinco personas. Con Pili y Milka en las voces, Carlos Romero en la batería, Willy Terry en el bajo y yo en la guitarra (con la valiosísima asesoría de Carlos Castre), nos presentamos a dicho festival con Un pueblo llamado Amor, compuesta íntegramente por ellas. No tuvimos mucha suerte. Quedamos en quinto lugar... ¡De más de ochenta grupos participantes!

Un día, nuestro director Norberto Rojas (sí, cambiamos de director) trajo un tema nuevo. Había que hacerle algunos arreglos para poder tocarlo porque la versión original era muy difícil para nosotros. Otro reto. Pero “Déjalo Todo” era una canción que nos llegó a gustar tanto, que la cantamos todo un año seguido, todos los domingos. Y hasta ahora la cantan.

Lo que tienes en tus manos, querido hermano o hermana, es parte de una “historia” que cariñosamente he querido compartir contigo, pero que no hubiera sido posible sin la ayuda de Nuestro Señor Jesucristo. Y si Él quiere, ambos trabajaremos en la producción de un segundo disco y, ojalá, con la participación de más integrantes de “Los Amigos del Señor” y por qué no, de los miembros actuales de todos los coros de la Parroquia. 

En la foto, de izquierda a derecha, Willy Terry, Milka Fistrovic, Pilar Wong, Carlos Murillo. Atrás, en la batería, Carlos Romero.